ESTIMULACIÓN COGNITIVA

La estimulación cognitiva se basa en la estimulación y refuerzo de todas aquellas actividades que se dirigen a mantener o a mejorar las capacidades cognitivas en general mediante ejercicios de memoria, la atención, la concentración, la percepción, el lenguaje, solución de problemas o la inteligencia a través de procesos de control.

La estimulación en los niños es fundamental para desarrollar capacidades cognitivas en las primeras etapas a través de actividades, técnicas o programas como los que te proponemos en este espacio.

Fichas de estimulación cognitiva

Las siguientes fichas de estimulación os ayudarán a ejercitar el cerebro. Te presentamos diferentes ejercicios o tareas relacionadas con la memoria y la atención en los niños y diferentes cuadernos para trabajar con niños con TDAH.

La estimulación cognitiva generalmente está asociada a los procesos de demencia,  envejecimiento, enfermedades neurodegenerativas como el Alzhéimer, y a la pérdida de las funciones cognitivas en personas mayores, pero los niños también necesitan este tipo de estimulación dependiendo de la etapa infantil en la que se encuentre.

 

Desarrollo cognitivo infantil

El desarrollo cognitivo evoluciona, progresivamente, a través de diferentes etapas hasta llegar a la adolescencia, donde termina de consolidarse.

Según la teoría de Piaget, podemos dividir el proceso cognitivo en diferentes estadios y subestadios:

  • Periodo sensoriomotor: desde los 0 a los 2 años.
    En esta etapa el conocimiento se adquiere progresivamente a través de la experiencia sensorial y la actividad motriz. La imitación es la estrategia básica de aprendizaje. Consta de seis subestadios:

    • Ejercicio de los reflejos (0-1 meses): el recién nacido se sirve de los reflejos innatos para interactuar con el entorno.
    • Reacción circular primaria (1-4 meses): repetición de acciones simples hacia el propio cuerpo que el niño repite al resultarles agradables.
    • Reacción circular secundaria (4-8 meses): repetición de acciones con el objetivo de producir un efecto interesante hacia objetos externos.
    • Coordinación de esquemas secundarios (8-12 meses): aparece la conducta intencional, el bebé es capaz de coordinar sus esquemas secundarios, es decir, es capaz de coordinar varias acciones aprendidas previamente para conseguir un objetivo determinado.
    • Reacciones circulares terciarias (12-18 meses): el niño introduce cambios y variaciones en las acciones previamente aprendidas con el fin de provocar nuevas experiencias y resultados.
    • Invención de medios nuevos medios a través de combinaciones mentales (18-24 meses): tiene lugar la experimentación interna, es decir, el niño tiene la capacidad de imaginar lo que sucederá si lleva a cabo ciertas conductas.
  • Período preoperacional: de los 2 a los 7 años.
    Entre los 2 y los 7 años los niños desarrollan el lenguaje y utilizan el sistema de símbolos para comunicarse. En esta etapa tanto el pensamiento del niño como el lenguaje es egocéntrico, es decir, el niño percibe y entiende el mundo que le rodea desde su propia perspectiva sin tener en cuenta la de los demás.

  • Período de operaciones concretas: De los 7 a los 11/12 años.
    Los niños y niñas en esta etapa utilizan el sistema de símbolos de manera lógica permitiéndole la resolución de problemas. En esta etapa es capaz de realizar clasificaciones y relaciones utilizando los principios de conservación, seriación, simetría y reciprocidad.

  • Período de operaciones formales: De los 11/12 años en adelante.
    A esta edad se desarrolla la capacidad de llevar a cabo tareas mentales que necesitan del pensamiento para formular las hipótesis de los problemas y alcanzar la solución.

 

¿Para qué sirve la estimulación cognitiva?

La estimulación cognitiva es algo muy importante para la neuropsicología, ya que se relaciona directamente con el desarrollo del cerebro y tiene muchas funciones. Entre las más destacadas, podemos decir que la estimulación cognitiva sirve para:

  • Recuperar la capacidad cognitiva
  • Aumentar el rendimiento y las capacidades cerebrales
  • Estimular el funcionamiento cognitivo
  • Rehabilitar procesos neurodegenerativos
  • Frenar el deterioro cognitivo
  • Recuperar funciones alteradas
  • Conseguir autonomía funcional

Las capacidades cognitivas

Estas son las diferentes capacidades cognitivas:

  • Memoria
  • Atención
  • Planificación
  • Anticipación
  • Velocidad de procesamiento
  • Orientación espacial
  • Inhibición
  • Lenguaje
  • Praxias
  • Creatividad
  • Razonamiento
  • Coordinación

Gracias a estas actividades, se pueden tratar trastornos del aprendizaje como el Trastorno del Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), la disgrafia o la dislexia.