LECTOESCRITURA

En esta sección os ofreceremos varios ejercicios para poner en práctica la lectoescritura.

La lectoescritura es fundamental en el desarrollo de cualquier persona y se define como la habilidad para leer y escribir.

Esta unión de dos procesos que se encuentran totalmente conectados aparentemente pueden parecer procesos difíciles. Es por ello que en el desarrollo de los niños tendremos que introducir actividades y ejercicios que resulten estimulantes que puedan familiarizarse con ellos.

En esta sección vas a encontrar diferentes fichas de lectoescritua: letras, abecedarios, las vocales, las sílabas y caligrafía para niños.

¿Que es la lectoescritura?

Lectura y escritura son dos habilidades imprescindibles para el ser humano. La lectoescritura es la habilidad necesaria para leer, escribir y expresarnos.

El lenguaje, la comunicación, o el pensamiento, están estrechamente relacionados con el desarrollo de la habilidad de la lectoescritura.

La lectoescritura nos permite expresarnos con mayor riqueza

¿Cuáles son los métodos de la lectoescritura?

Resulta curioso ver como desde bebés el aprendizaje del habla se realiza mediante balbuceos imitando a las personas dentro del núcleo familiar o de un entorno más cercano. En el sistema educativo se han utilizado diferentes métodos de lectoescritura.

  • Método de Lectoescritura Global. Donde se parte de la palabra con todo el potencial de su significado y también de la frase con un significado concreto. Después, se realiza un estudio para descubrir las sílabas y sus combinaciones.
  • El Método Fonético. Donde la unidad mínima de aprendizaje es el fonema. Por ello, se aprenden las vocales y consonantes con la imagen del objeto y palabra, separando por la letra que se enseña.
  • Método Alfabético. Se realiza por medio del sonido del abecedario las palabras se forman combinando las vocales y consonantes. Por ello, destaca la memorización frente a la comprensión.
  • El Método de Lectoescritura Silábico. Aquí, partimos de la sílaba construida con la vocal combinada con consonantes. Por ello, la unidad mínima de aprendizaje es la sílaba. En consecuencia, primero se aprenden vocales y después la combinación de consonantes con vocales.
  • Método Palabra Generadora. Aquí, se inicia con una palabra que genera todo el proceso de aprendizaje. También se asocia una imagen a una palabra y después se divide en sílabas, letras, sonido.
  • El Método de Lectoescritura Constructivista. Vemos que no es propiamente un método de la enseñanza de la lectoescritura, sino una teoría de aprendizaje.

Beneficios de la lectoescritura infantil

La lectoescritura, como mencionábamos unas líneas más arriba, es una importante base a la hora de adquirir conocimientos. El buen desarrollo del niño en cuanto a lo académico depende directamente de esta habilidad. El éxito en los estudios de los años posteriores depende también de lo sólida que sea esta base.

Los beneficios de un buen desarrollo de la lectoescritura en niños son:

  • El buen desarrollo del pensamiento
  • Mejor expresión
  • Desarrollo de la habilidad para escuchar
  • Mayor desarrollo de la empatía y la habilidad de escuchar. Mediante la lectura, los niños aprenden a ponerse en el lugar de otros personajes, y así entender y empatizar con ellos.
  • Mejora la ortografía. Mientras el niño lee, está recibiendo estímulos y viendo palabras bien escritas. Es una buena forma de aprender ortografía sin esfuerzo.
  • Mejora la concentración. Tanto leer como escribir son dos actividades que requieren de la atención del niño o niña.
  • Fomenta la elaboración de ideas sobre ciertos temas-
  • Ayuda a desarrollar la creatividad. Mediante la lectura, los niños imaginan la historia que se les está contando.

 

Podemos observar, que cada fase de la niñez tiene una metodología para trabajar la lectoescritura infantil.

Lectoescritura 3 años

Estas son algunas recomendaciones para su la lectoescritura en 3 años.

  • Escribir su nombre requiere madurez. Por ello, no hay que agobiarse si niño no puede ni quiere hacerlo. En consecuencia, lo logrará en su justo momento.
  • Es conveniente seguir el mismo método que su profesor para no crearle confusión. Esto es importante en la lectoescritura en 3 años.
  • Primero se escribe y luego se lee. Esto es, porque la escritura es un acto de codificación que sale del niño, al contrario que la lectura, que consiste en descodificar un mensaje que viene del otro.
  • Para escribir no hace falta trazar las letras, porque para ello hay que tener cierto desarrollo de la psicomotricidad fina.
  • La lectoescritura en 3 años, consiste en ordenar letras, y eso se puede hacer con letras de otros formatos. De manera que, sea sólo colocar los diferentes fonemas.

Lectoescritura 4 años

Recomendaciones y actividades de lectoescritura para niños de 4 años.

  • Aprender a reconocer las vocales. Es importante a esa edad aprender a reconocer las vocales. Este apartado es fundamental en la lectoescritura a los 4 años.
  • Traza y aprende las vocales. También, es recomendable trazar cada una de las vocales.
  • Reconoce vocales y consonantes. Es importante reconocer vocales o consonantes coloreadas para favorecer la lectoescritura a los 4 años.

Lectoescritura 5 años

A los 5 años, los niños han ganado habilidades motrices. Por lo tanto, son capaces de tomar el lápiz y realizar trazos, curvas, ondas e incluso algunas letras. Es, por lo tanto, un estupendo momento para estimularles en la iniciación a la lectoescritura a los 5 años.

  • Practicar la lectoescritura a los 5 años en casa como un juego, en períodos cortos de tiempo y sin atosigarle o regañarle.
  • La actividad ha de ser divertida, no lo conviertas en un momento de tensión y regañinas. Por ello, ten mucha paciencia y, si crees que vas a perderla, evita seguir con la actividad.
  • Hay que mantener siempre la fórmula de enseñanza que estén realizando en el colegio para no confundir al niño. Es importante este apartado para favorecer la lectoescritura a los 5 años.
  • Puedes fomentar el aprendizaje pidiendo a tu hijo que lea los carteles de la calle, las letras de la caja de galletas, etc.
  • No abrumes a tu hijo con las fichas. Basta con trabajar unos minutos al día, para afianzar lo que ya está aprendiendo en el colegio, después deja que descanse y, sobre todo, que juegue.