PASATIEMPOS PARA NIÑOS

Según diferentes estudios científicos, los pasatiempos para niños ofrecen verdaderos beneficios psicológicos en el desarrollo infantil.

Los beneficios psicológicos de los pasatiempos que proporcionan un reto mental no solamente son importantes en adultos, si no que resultan básicos en los niños.

Cabe destacar que la capacidad del niño para gestionar la atención es muy limitada  y mientras nuestro nuestro sistema operativo/ejecutivo central no termine de madurar será necesario empezar a entrenarlo desde edades tempranas.

Con el paso de los años, la percepción de la diversión cambia por completo y de alguna manera, creemos que el tiempo no productivo es una especie de pérdida de tiempo. Así, caemos en una especie de círculo vicioso, por el que tendemos a realizar actividades para el bienestar del yo futuro, sacrificando gustos y deseos del yo presente.

Por el contrario, la ciencia demuestra que estamos equivocados al considerar solo lo ‘serio’ como más importante, dejando lo ‘divertido’ como algo secundario y solo centrado en el tiempo libre.

En este espacio te proponemos una serie de retos para tu hijo: pasatiempos, crucigramas, sudokus, etc, pensados para niños más pequeños y para niños más mayores. Pide a tu hijo que juegue con ellos y así le mantendrás activo y conseguirás que repase sin protestar conocimientos adquiridos durante el curso escolar.

Qué nos proporcionan los pasatiempos

  1. Laberintos mejoran y desarrollan la psicomotricidad fina, es decir, la coordinación oculo-manual, la atención y la concentración.
  2. Unir los puntos, también fomenta las mismas capacidades que el caso anterior, pero si a ello le sumamos ejercicios de números y letras, estaremos reforzando aprendizajes como la secuenciación.
  3. Colorear dibujos en función de una serie de pautas, permite que los niños aprendan reglas sencillas y estimula la atención, concentración y memoria.
  4. Encontrar las 7 diferencias estimula el razonamiento perceptual, es decir, estimula la capacidad para visualizar, entender y trabajar con información no verbal, además de reforzar la atención.
  5. Ordenar secuencias de imágenes desarrolla el pensamiento lógico.