Rutinas para niños

En este apartado os traemos una serie de pautas para crear unas rutinas para niños.

Siguiendo las pautas del célebre educador y psiquiatra Rudolf Dreikurs introduciremos poco a poco en los niños una serie de pautas que estimulen sus capacidades a través de una conducta cooperativa sin necesidad de castigos ni recompensas.

Es decir, que según Dreikurs  “las rutinas diarias son para los niños lo que las paredes son para una casa, les da fronteras y dimensión a la vida. Ningún niño se siente cómodo en una situación en la que no sabe qué esperar. La rutina da una sensación de seguridad. La rutina establecida da un sentido de orden del cual nace la libertad.”

Pero antes hay que diferenciar correctamente lo que es un hábito y una rutina, de la que trataremos especialmente en este apartado.

¿Qué es un hábito?

Un hábito es un mecanismo de estabilidad que permite desarrollar las destrezas de un individuo. Se refiere a actitudes, conductas y costumbres que conllevan a formar pautas de aprendizaje en diferentes situaciones, desde abrocharse un zapato hasta organizar el tiempo de estudio.

¿Qué es una rutina?

Nos referimos a una rutina al hablar de una costumbre personal que se establece por ser verdaderamente conveniente, sin necesidad de modificación ni flexiblidad. En este caso puede ser tan simple como lavarnos los dientes después de las comidas.

Por tanto, lo mejor es que sean los propios niños quienes colaboren en la creación de la tabla de rutinas a través de un consenso y consigamos con ello una disciplina positiva. Esta disciplina se basa en la comunicación, el amor, el entendimiento y la empatía para disfrutar de las relaciones familiares y da herramientas a los padres para entender el comportamiento de sus hijos (incluso cuando no es adecuado) y reconducirlo con respeto, sin luchas de poder y siempre positiva.

Es un enfoque que no incluye ni el control excesivo ni la permisividad. Se basa en el respeto mutuo y la colaboración, todo con la intención de enseñar al niño competencias básicas para la vida.

¿Te imaginas que tu hijo se va a dormir siempre a la misma hora sin rechistar? ¿Cómo? Siguiendo estos sencillos pasos:

1. Será necesario que te sientes con tu hijo y decirle que vais a diseñar una tabla de rutinas para alguna acción en concreto, como por ejemplo irse a dormir.

2. Tendrá que decirte todas las cosas que le gusta hacer antes de dormir y tendrás que anotarlas todas en una hoja.

3. Ahora toca acortar la lista. Es muy probable que te haya dicho muchas cosas que le gustan antes de dormir por lo que tendrás que aportar diferentes argumentos y explicaciones de tus motivos por los cuales es necesario que vaya eliminando poco a poco.

4. Ahora será el turno del niño que deberá crear la tabla de rutina en una cartulina. Al final de este apartado te dejaremos diferentes iconos para que puedas descargarlos, imprimirlos y pegarlos en una cartulina. También pueden pintarlos ellos mismos con un orden establecido: ver la televisión, cenar, lavarse los dientes y dormir.

5. Coloca la cartulina con la tabla de rutinas en un lugar bien visible de su cuarto e indica cuanto tiempo tiene para hacer cada proceso. Recuérdale que debe seguir esos pasos todos los días.

Está claro que las rutinas son una forma positiva de conseguir que los niños nos obedezcan y a demás, les da seguridad. Evitamos gritos y amenazas, que a la larga no consiguen nada más que atemorizar a los niños y minar su autoestima. Gracias a la creación de rutinas consigues lo siguiente:

– Se sentirán más responsables. Gracias a esos pasos que ellos mismos han creado diariamente, descubrirán el valor de la responsabilidad.

– Serán más autónomos e independientes. Reforzarás con ello la iniciativa propia.

– Ganarán en autoestima y confianza en ellos mismos. La felicidad de hacer algo por uno mismo sin que te lo ordenen. Se sentirán más valiosos.

– Descubrirán que puede ayudar dentro de la familia. Se darán cuenta de todo lo que facilita a sus padres que no tengan que estar pendientes de ellos en cada momento.

– Será bueno para su salud física, psicológica y emocional. Comer a determinada hora, dormir siempre a la misma hora, no sólo beneficia al niño a nivel emocional, sino también físico.

Podrás aplicar estas rutinas con todo lo que necesites: ir al colegio, hacer los deberes, etc. Será como un divertido juego para ellos.

¿Creéis que serán capaces de alcanzar este objetivo?

Para que no sea frustrante, podéis aplicar el método M.A.R.T.E.

¿Que es el método M.A.R.T.E?

Establecer objetivos es importante para alcanzar los cambios de conducta que nos podamos proponer. Hay que tomarse el tiempo necesario para definir claramente lo que queremos lograr, como podemos hacerlo, y que necesitamos para alcanzar el éxito. El acrónimo M.A.R.T.E define las cosas claves que debemos considerar al establecer nuestros objetivos.
  • MEDIBLES. Ser capaz de medir lo que has hecho te ayuda a saber si has tenido éxito. Utiliza un calendario, una app, o un bloc de notas para apuntar lo conseguido.
Por ejemplo podéis anotar todos los días que se va para cama a su hora y calcular un porcentaje de éxito. ¡Este mes te has ido para cama a tu hora en un 90%! ¡Enhorabuena!
  • ALCANZABLES. Elige un objetivo que este dentro de tu alcance. Considera una meta alcanzable que te llevara en el camino hacia una más ambiciosa en el futuro.
  • REALISTAS. Asegúrate que los objetivos que eliges encajan con tu vida. Considera las responsabilidades familiares, los compromisos laborales, y los problemas personales de salud al establecer tus metas. Si tu hijo se iba a dormir a las 22 horas. No le digas que se vaya a las 20 horas. Sé realista!
  • En un TIEMPO. Establece una fecha de finalización para tu objetivo, y usa esta como un momento para reflexionar sobre que funcionó y que falló. Redefine tu objetivo y vuelve a realizar el proceso de configuración de metas MARTE. No te olvides de recompensarte por el progreso que hiciste en el camino. No le digas que tiene que realizar una rutina en una semana porque no lo van a hacer. Tiene que tener un tiempo prudencial. Ni muy corto, ni muy largo.
  • ESPECÍFICOS. Los objetivos genéricos como “quiero ser más listo” no proporcionan ninguna orientación ni motivación. Se especifico al establecer tus objetivos. Define todos los detalles: que voy a hacer, cuando y como lo voy a hacer.

IMÁGENES PARA DESCARGAR Y CREAR RUTINAS PARA NIÑOS

Pincha en cada imagen para descargar el archivo JPG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *